Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 11 de diciembre de 2011

El Asalto – La Gran Sorpresa…


Esta semana es con mucho gusto que les presento la parte 4 de 5 de "El Verano Sangriento", por David Bickford. Disfruten la entrada.


El Presidente Fujimori paseando por sus túneles

Durante una de sus visitas a la residencia del Japón para levantar los ánimos, Tony fue convocado al comedor para una reunión con el líder de los terroristas, Néstor Cerpa, quién le pidió de pegar el oído al suelo. Después de unos minutos, se podía escuchar ruidos de gente escavando y Cerpa dijo: “¿Están cavando túneles verdad?” Tony no pudo contestar. Luego, en la Embajada conversamos esto y lo tomamos como una mala señal.

En retrospectiva, era claro que Fujimori estaba comprometido a dos escenarios en cuanto al resultado final: si los terroristas se daban por vencidos, todo estaría bien. Si los terroristas se resistirían, estaba preparado a mandar el ejército – mismo estando su hermano menor entre los rehenes. Para él, el papel de los Garantes servía para mantener la calma en la residencia durante suficiente tiempo para construir túneles. Mientras tanto, la presencia de los garantes  brindó a los terroristas un falso concepto de seguridad. Se sentían protegidos, bajando un poco la guardia. Esto resultó ser peligroso para ellos al caer en una rutina y las autoridades peruanas aprovecharon esto.

El 22 de abril, 1997, Tony regresó de una de sus visitas a la residencia alrededor de las 13:30. Me comentó que la policía vigilando el perímetro se veía inquieta, tensa y agresiva. Pusimos esta observación de lado pero a las 15:20, empezó el asalto. Tony, y de repente Cipriani, Terada y uno de sus oficiales, rodearon el televisor en mi oficina en la Embajada y miramos con terror como se desenvolvía el ataque. Los últimos disparos se escucharon unos 20 minutos más tarde, pero las fuerzas armadas no declararon su victoria si no hasta las casi 16:00. Nos embargó un sentimiento de fracaso, pensando que cuatro meses de mucho trabajo habían sido inútiles. Estábamos convencidos que habían matado a la mayoría de los rehenes debido a la demora en cumplir el objetivo. Sin embargo, al empezar a recibir los primeros reportes, supimos que la mayoría de los rehenes sobrevivieron, lo que nos parecía un milagro. Al final, de los 72 rehenes restantes, solamente murió uno, aunque cuatro otros estaban heridos. En la operación, dos comandos murieron e hirieron gravemente a diez. Los catorce terroristas murieron.

Los comandos peruanos tomando la Embajada

¿Cómo lograron tal hazaña cuando expertos de todas partes del mundo decían que sería imposible lograrlo sin perdidas en cuanto a rehenes? El ejército peruano había construido secretamente una réplica a escala exacta de la residencia japonesa en una base militar, donde 150 oficiales de las fuerzas especiales habían practicado y perfeccionado el asalto durante algunas semanas. Además, las autoridades podían comunicarse clandestinamente con algunos de los rehenes y en el gran día, les recomendó de prepararse para el asalto a las 15:20, instalándose en la segunda planta del edificio usando lo que fuera como protección sin atraer sospechas de los terroristas. El MRTA había creado una rutina  de reunirse en el comedor poco después de las 15:00 para jugar fulbito. Los comandos simplemente hicieron explotar el comedor a las 13:20 desde un túnel subterráneo, matando o incapacitando a la mitad del grupo. Los comandos simultáneamente atacaron por la puerta de enfrente, por los túneles, por agujeros reventando el muro y aterrizando sobre el techado helicópteros con tropas . También, cuando era hora de ajusticiar a los rehenes, muchos de los jóvenes terroristas no podían hacerlo pues llegaron a conocerlos y admirarlos. Fujimori declaró este asalto como una gran victoria sobre el terrorismo y su popularidad se impulsó como resultado de los hechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada