Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 13 de enero de 2013

2013: Esperando el Apocalipsis


Es con un gran placer que les deseo a todos un muy próspero año nuevo. Me alegra estar de vuelta en el mundo del blogueo después de un breve descanso – bueno, desconectado de las redes sociales y todo ese mambo. No ha cambiado mucho el mundo que dejamos atrás desde mi última entrada en el mes de diciembre pasado. El planeta no explotó misteriosamente, no fuimos inundados por una serie de tsunamis, las placas tectónicas no nos sacudieron como la samba del Carnaval de Rio, los robots que armamos no se emanciparon de la explotación humana, los extraterrestres no llegaron a almorzar filete de humanoide ni sufrimos una invasión de monos feroces. ¿Por qué será que alimentamos esa obsesión compulsiva de imaginarnos un fin del mundo? Por otro lado, parece ser que nos hemos vuelto más apáticos con estos temas cuando comparamos con tiempos atrás.

Claro amigo... se acabará el mundo en el 2222

Poco después de la fecha tope que supuestamente nos impusieron los mayas – lo que realmente sucedió es que se les acabó el espacio en su calendario – despedimos el año como siempre, reuniéndonos para festejar como si realmente iba a ser el último día de nuestra vida. Para muchos, es un momento para pasarlo rodeado de amigos que siempre están presentes, sea en casa de alguien, en una discoteca o en un lugar icónico tal como Times Square. La gente espera intercambiar un beso especial con alguna persona al oír la primera campanada abriendo el nuevo año. Yo siempre he preferido estar con mi familia como siempre lo hemos hecho, aunque parece que el grupo va perdiendo números pero logrando conservar su calidad. La ceremonia de clausura del año viejo sirve de manera para olvidar todo lo sucedido en el capítulo que cerramos, borrando cada archivo no deseado del disco duro y volver a tener una especie de carte blanche para empezar una nueva vida. El problema con esta estrategia perfeccionada a lo largo de varias generaciones es que cada problema fue culpa de otros o circunstancias, lo cual nos obliga a repetir los mismos errores que intentamos olvidar.

Es increíblemente conveniente culpar a los demás en lugar de hacerse cargo de la realidad, ¿no les parece? Si recordamos nuestras clases de historia en el colegio, aprendimos que muchos gobiernos autoritarios y conflictos a grande escala se dieron exitosamente por adoptar este modelo de doctrina. Errar es humano y todos lo hacemos – ojo que esto no se aplica a Leo Messi: ¡Ese pibe es un fenómeno! Bueno, así es como empieza el proceso del aprendizaje. Existen algunos convencidos que nunca se equivocan y todos los que los rodean son una bola de incompetentes. Lo malo de pensar de esta forma tan conveniente es que tarde o temprano se enfrentaran a una cruel realidad y el resultado será brutal. Perdonar es divino (la segunda parte que completa el dicho) y esto no es simplemente una gran teoría. Es un hecho importante que debe ser usado no sólo hacia los demás pero también hacia uno mismo. Tal como dice el cura de mi parroquia, la caridad empieza con uno mismo. Una vez que aceptamos este proceso y lo adaptamos a nuestra programación, vamos creando un espacio indispensable para crecer. Hasta a las grandes eminencias intelectuales les ha quedado algo por aprender en su camino hacia la sabiduría.

Nuestras resoluciones son la clave de cómo decidimos vivir nuestro año. Alguna gente le hecha la culpa nuevamente a la vida por ese rumbo natural que lleva que a la vez contribuye a olvidar nuestra misión que planeamos desde antes de la primera campanada y aplazan esa tarea hasta el año siguiente para reformular otra carta magna. No hay nada malo, en lo absoluto, de hacerse un mantra y rectificarlo al pasar por cada fecha importante en el calendario para enriquecer la calidad de vida. Nuestra vida no es producto de tragedias. Siempre tenemos una oportunidad para jugar y darle forma a cada evento que enfrentamos y lo más importante es salir más fuertes para seguir adelante. Si realmente lo deseamos, podemos hallar grandes fuentes de inspiración rodeándonos, motivándonos a ver cada momento bajo una perspectiva positiva. Claro que del dicho a lo hecho hay mucho trecho, pero como dicen, lo similar se atrae. Si alguno de ustedes necesita un empujón para cruzar ese puente, los invito a escuchar las palabras del gran amigo Fidel Nadal que cree en ustedes. Positive vibration!



Les deseo a todos un 2013 de oro sólido, tal como la familia Bickford decidió bautizarlo durante nuestras fiestas. Estamos enfrentando algunos problemas acá debidos a la crisis del hockey profesional, una huelga totalmente inexplicable, pero si lo vemos por el otro lado, es la mejor temporada que han tenido los Maple Leafs de Toronto – se nota que el calibre de los chistes no ha mejorado mucho desde el 2012. Dentro del poco tiempo que llevamos en este año, he tenido el gran placer de volverme a encontrar con grandes amigos que se habían perdido entre el tiempo y el espacio pero el destino nos volvió a unir. El futuro suele ser prometedor al que tiene fe e invierte cada gran esfuerzo para alcanzar su objetivo final (o también un nuevo inicio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada