Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 4 de septiembre de 2011

Claves Para Encontrar Un Buen Colegio


            El rito del pasaje más importante para un chico o una chica adolescente son los últimos años de escuela secundaria y por primera vez, Brian y yo, debíamos escoger una. Nuestra primer visita a uno de estos colegios fue el Lycée Franco-Peruano, ubicado cerca de la esquina de Avenida Primavera y la autopista Panamericana Sur. La ubicación era ideal debido al tráfico limeño, quedaba a tan sólo a 5 minutos de nuestra futura casa. Nos recibió el temido Proviseur (el equivalente a un director) quién nos hizo el gran tour del campus y las respectivas instalaciones mencionando al pasar que debido a nuestra edad, ya no era necesario usar un uniforme. Eso fue un gran consuelo ya que habíamos abandonado esa costumbre desde 1992. Los edificios lucían tristes al ser olvidados por el tiempo y el campo deportivo se veía limitado a un terreno de cemento con cancha compartida para el basquet y fútbol. Ya me imaginaba los conflictos para practicar deporte. Es algo complicado tener partidos para cada deporte simultáneamente. Después de esto, nos hizo tomar asiento en su oficina donde examinó nuestras calificaciones explicándonos en un tono arrogante que debido al calendario del hemisferio sur debíamos repetir el mismo año escolar que terminamos en Ottawa. Esto significaba que a mi hermano le quedarían dos años y medio y a mí dos más para llegar al glorioso día de la graduación. Esta visita nos dejó con un sabor amargo.  

Biblioteca del colegio Roosevelt

            El siguiente colegio de la lista era el mismo donde la mayoría de los niños de la embajada estaban inscritos, el Colegio Franklin D. Roosevelt. Éste era el colegio americano donde los hijos de diplomáticos, ejecutivos extranjeros, políticos y la élite del Perú asistían. El barrio era algo más acogedor comparado al del famoso Lycée y la propiedad era inmensa. Parecía un country club pero con el aspecto negativo de tener que asistir a clases. La administración organizó un evento de orientación para los padres de familia y los futuros estudiantes increíblemente preparado en la biblioteca. Todos estábamos impresionados con la calidad de educación el cual permitía a los estudiantes recibir un diploma de colegio americano (una gran ventaja pues los estudios eran reconocidos por las provincias canadienses) al igual que el prestigioso Bachillerato Internacional. Los presentadores se concentraron en el gran espíritu de compañerismo, honestidad, integridad y disciplina. Luego, comentaron que un estudiante se robó un cuadro durante un evento patrocinado por el colegio, algo tan raro en esa comunidad y   jamás sucedía en esta gran institución cuando había algún evento. Nos sentíamos todos tremendamente impresionados y estoy seguro que después de esto, todos los padres de familia estaban más que listos para matricular a sus hijos.

            Después, Brian y yo, nos reportamos para ser entrevistados por el director, el Sr. Brian Weinrich – quien tenía un increible parecido con el Dr. Frasier Crane. El propósito de este encuentro seguramente era para que él pudiese determinar nuestra integridad y fibra moral. Me sentía invadido de ataques de nervios sobretodo al presenciar esa gran presentación y deseaba poder ser lo suficientemente hábil para integrarme a la población estudiantil. Brian estaba dentro de la oficina mientras yo esperaba mi turno, armando en mi cabeza una estrategia para hacer resaltar mi gran personalidad junto con mi gran record académico. No estaba convencido que fuese suficiente. Finalmente salió mi hermano pero no podía preguntarle como le fue ni algún consejo pues ahora me tocaba a mí. Me invitó a sentarme del otro lado de su escritorio y lo hice, guardando una gran postura pareciendo estar muy seguro de mí mismo. Me concentré para crear una aureola angelical visible al mundo exterior. Él inció con unas preguntas simples para romper el hielo pero por lo nervioso que estaba, no recuerdo absolutamente de lo que conversamos. Lo único que recuerdo es que cuando terminamos, me sonrió y me dijo que me iría genial en este colegio si decidía que era adecuado para mí. Al darme cuenta de ese comentario pensé que logré impresionarlo con alguna respuesta que le brindé para ahora poder gozar del privilegio de tener la decisión en mis manos. Me sentía orgulloso de mí. También me mencionó que si por algún motivo me encontraba en problemas en cierto momento, que su puerta siempre estaba gran abierta para todos. ¡Ufa! ¡De verdad sí que dí una buena impresión! Encontré a mi hermano quien, al igual que yo, sonreía y mis padres también, dejándonos con el deseo de festejar el gran logro.

            El siguiente paso era conocer al consejero de orientación en su oficina, al costado del edificio de la biblioteca. Ésta sería nuestra arma secreta para triunfar académicamente. Se llamaba Robert Piper, un señor algo mayor proveniendo de Nueva Inglaterra. Me sentía colmado de entusiasmo, listo para entrar y asegurar mi futuro para los siguientes dos años. Una vez más, después de Brian, era mi turno de charlar para unirlo a mi equipo. Al estar sentados en su oficina, conversamos de mi antiguo colegio, los cursos que me gustaban y lo que significaba vivir en el Canadá para mi. Al abordar ese último tema, me dijo que habían varios alumnos canadienses en el colegio lo que me haría sentirme en casa. También recomendó que sería mejor para mí ponerme en el nivel 9 donde mis compañeros tenían mi misma edad – según el sistema del Lycée francés pertenecía académicamente al nivel 10. Me dejó tomar mi propia decisión y seguí sus consejos pensando que él era mi único punto de referencia en aquel momento. Después, pasamos al tema de la NBA durante aproximádamente media hora logrando compartir mi decepción al no poder estar en casa para presenciar el primer año de la franquicia de los Toronto Raptors. Al escuchar esto, me comentó que era un gran fanático de los Celtics, lo que yo no podía entender. Le expliqué la maravilla de los Lakers y el potencial de poder unirse para devolverle la gloria que merecía esa ciudad en la liga. Era cuestión de tiempo. 

Parte del edificio de la escuela secundaria

            En fin, Brian y yo, nos decidimos por el Colegio Roosevelt entre todas las escuelas de Lima. Ya no había nada más que ver. Nadie en la administración del colegio parecía tener problemas con el hecho que jamás habíamos estudiado en inglés. Claro que en casa lo hablábamos con mi padre, pero eso era todo. Nunca habíamos escrito o tenido que estudiar lo que fuera en ese idioma. Yo sabía que iba a tener que trabajar mucho para merecerme ese lugar en ese colegio dedicado a la excelencia y representar correctamente a mi país ante mis pares. El primer día se acercaba como un tren a toda velocidad y las cosas parecían más complicadas que nunca. Recordé también que los demás alumnos nuevamente tenían esa gran ventaja de haber compartido varios años juntos en el mismo colegio y sería difícil para mí unirme a ellos. No me imaginaba qué esperarme de ellos pues hasta ahora, conocía muy poco del Perú. Lo que más confianza me daba era que había tomado una buena decisión al escoger el Colegio Roosevelt y además el tener a mi hermano ahí me convencía que lo ibamos a lograr juntos. Los Bickford siempre salían ganando y esto era nada más otro reto que debíamos vencer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada