Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 14 de octubre de 2012

Conociendo al Nuevo Escocés


Si jamás en la vida han estado en Digby, Nueva Escocia, siento decirles que aún les queda mucho por vivir, damas y caballeros. Ésta es la capital mundial de los ostiones – del tamaño de un puño, pero de los grandes – y fue mi puerto de entrada al campo de juego marino del Canadá. No hay nada más emocionante que empezar una nueva aventura en tierras ajenas con un estómago repleto de ostiones frescos. Todos necesitamos de vez en cuando una inyección de colesterol repentina. En la zona, se pueden encontrar varios restaurantes donde uno los puede probar a la parrilla, a la plancha, fritos, en sándwiches y hasta en empanadas. Ese socio camaronero de Forrest Gump tiene una gran competencia.

Centro de Digby, Nueva Escocia en hora pico

Escocia le brindó al mundo héroes tales como William Wallace, un guerrero poeta que se parece tremendamente a Mel Gibson. Esas falditas se ven increíblemente cómodas. El descendiente de esa tierra gaélica ubicada al otro lado del charco ha visto nacer Sidney Crosby (un gran delantero de los Pingüinos de Pittsburg), Robert Borden (el Primer Ministro más guapo de nuestra historia) y Alexander Keith (una persona muy venerada entre los estudiantes universitarios canadienses) sólo por nombrar unos cuantos. Culturalmente, la gente en esta región comparte mucho con los pueblos de la Costa este de los Estados Unidos. Muchos viven de productos del mar, saliendo en condiciones peligrosas para asegurarse que todos en este maravilloso país puedan disfrutar de una langosta en la mesa de su comedor. También se notan rastros de una cultura francesa conocida como los “acadiens” que viven dispersos por el este. La viticultura está siendo explotada en el Valle de Annapolis y Lunenberg es la sede del festival de ron más importante de todo el Canadá.

Lo que más me fascinó en camino a Ingomar fue la paz y tranquilidad que se encuentra en esta región poco poblada. Si uno está en busca de un lugar solitario para poder reflexionar o cargar pilas, este puede ser su lugar ideal – en el verano, por supuesto. Hay muy pocos asentamientos a lo largo de la costa con pueblos que difícilmente cuentan con cien habitantes y sus playas parecen estar llamando al pasajero en tránsito. ¿Alguna vez ha soñado tener su propia playa privada? Cada vez que siento el deseo de escapar de la realidad a la tierra de la meditación, me vuelvo a transportar mentalmente a estas playas donde disfruté de las olas y el viento refrescante mientras escuchaba mi mp3 portátil con mi música favorita. Un verdadero éxtasis, ¿no les parece?. En muchos otros países, uno encuentra una playa vacía y poco después, está acorralado por gente intentando de vender algún cachivache y esa paz se esfuma como si estuviese fugando de la justicia.

El acento en el sur de Nueva Escocia también fue algo curioso. Por momentos, uno puede jurar estar en Irlanda, haciéndonos pensar que ese transbordador salió de Saint John a Cork en tiempo record. La vida en esta parte del país parece ser más sencilla y creo que todos podríamos aprender algo de estos seres tan amables. En uno de mis viajes de reconocimiento por la zona a los pueblos de Shelburne y Barrington, las personas que vivían allí me sonreían y me decían “¡Buenas!” Después de tantos años en Ontario, se me había olvidado esa forma de saludar. Me sentía como un venado hipnotizado por los faros de un coche en la noche, paralizado sin saber que responder. En una de nuestras caminatas que hicimos en familia, uno de los residentes en la comunidad donde estábamos vacacionando en Ingomar nos invitó a cenar a su casa. Así es como son allá. ¡Qué pena que no me podía llevar un par de estos cristianos de vuelta a Ontario para vivir con nosotros!.

Buenos tiempos en Ingoma, Nueva Escocia

Ingomar fue nuestra base de operaciones a lo largo de nuestra estadía en la provincia. Desde allí, planeamos estratégicamente visitas a Halifax, Peggy’s Cove y Lunenberg, los destinos más visitados por turistas. Me sorprendió encontrar supermercados bastante buenos como los que tenemos en los centros urbanos en este país, pero aún más, el tamaño de las langostas. No sabía si estar impresionado o preocupado. Aunque le recomendé a mi padre que quizás podríamos adoptar uno – todos hemos soñado con tener una langosta como mascota en casa – pero mi madre no estuvo de acuerdo con esta invención. Las langostas eran tan grandes que no cabían ni en una olla ni en el horno de la casa donde nos estábamos quedando. ¡Qué delicia la comida del mar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada