Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 7 de octubre de 2012

Fin de Semana de Acción de Gracias


El Canadá entero se acomoda este fin de semana en los brazos de Morfeo con una barriga repleta de pavo. Esta costumbre se repite de manera anual con el motivo de festejar el Día de Acción de Gracias en familia – el de los americanos viene más tarde, así que el nuestro es el verdadero. La comida tradicional a la hora de la cena es un glorioso pavo relleno (sin el relleno, lo siento pero “no hay pavo”), una salsa suculenta a base del jugo del mismo pavo, unas papas suaves y doradas hechas al horno junto con el pavo, chícharos y zanahorias (y sí, estos últimos no necesitan ningún adjetivo especial). Nos reunimos en familia para despedir un verano que nos trajo muchas alegrías, preparándonos para un invierno que no perdona al desabrigado. Sin lugar a duda, este día festivo es uno de mis favoritos, sobre todo porque es la última reunión familiar antes de la Navidad y de ahora en adelante, nuestras vías se cubren bajo un manto blanco y nevado de varios metros.

El invitado especial para la cena de familia

En tiempos pasados, nuestros ancestros se reunían a cenar en su comedor, agradeciendo una cosecha abundante. Siempre me he dado cuenta que las familias más unidas son las que siempre se sientan a comer juntos, todos alrededor de la mesa, aprovechando la compañía de todos los seres queridos. La comunicación significa todo hoy en día, ¿no les parece? Esta preciosa y elegante ave, nacida en el nuevo mundo (realmente un regalo de Dios), viene a tomar el lugar del ganso (no me refiero al futbolista brasilero) que acostumbra ser el invitado de gala en comidas tradicionales inglesas. En aquellos tiempos coloniales, si los granjeros y campesinos que trabajaban la tierra decidían poner a un lado sus obligaciones, los inviernos podrían parecer eternos y el peor castigo hubiera podido ser un viaje todo incluído a la vida eterna. No existían los Sam’s Club, Costco ni Walmart en aquellos tiempos – ¿quién podría imaginar vivir en un mundo así? Hoy en día, se da por sentado el hecho de poder ir a cualquier supermercado, a cualquier época del año y comprar fruta “fresca.” Los tratados de libre comercio que hemos logrado firmar a lo largo de estos años nos ha tremendamente facilitado abastecer nuestros comercios.

El Día de Acción de Gracias nos permite darnos cuenta de todos nuestros triunfos. Además, todos sentimos que merecemos ese descanso. No olvidemos tampoco, todos aquellos regalos inesperados que recibimos a lo largo del año, enriqueciendo la calidad de nuestras vidas. Pasamos mayormente nuestros días hábiles dentro de ambientes acelerados, lo cual nos lleva a olvidar todos esos elementos que son una bendición. Todos hemos sido culpables en algún momento u otro de quejarnos con nuestros amigos y familiares que queremos más de lo que nos ofrece la vida o preferimos estar en circunstancias distintas. Todos recorremos nuestro camino de manera única y no existe una solución universal para llevar a cabo nuestra gran obra. Es impresionante como todos hacemos poco caso a las cositas (y cosas aún más grandes) que nos hacen muy afortunados y hasta envidiados por otros. Lo que debemos hacer más a menudo es hacer un buen negocio, invirtiendo nuestros recursos en relaciones que consideramos importantes, en vez de poner estos de lado o echarlos en el cajón del olvido.

En esta temporada en la cual damos gracias, me permito agradecer a mis amigos más queridos al igual que mi familia por todas sus atenciones y apoyo durante un momento muy difícil en cuanto a mi salud. El 24 de junio, festejé el día de San Juan en la sala de emergencia después de haberme desgarrado el tendón de Aquiles, algo que no le recomiendo ni a mi peor enemigo. Lo positivo es que perdí un par de kilos debido al trauma – y tan tremendo ha sido, les cuento - los cuales no quiero volver a recuperar. Igual así, dudo que ésta sea la mejor táctica para perder peso. Todas sus visitas, llamados telefónicos, e-mails – no olvidemos los Tazzo chai de soya de Starbucks – haciéndome saber que cuento con ustedes. Ése para mí, es el mejor regalo que me pueden haber dado y durará para siempre, lo cual no se puede decir de cosas materiales. De hecho, en momentos tales como éste, uno se da cuenta realmente de quiénes son los verdaderos amigos y me siento realmente privilegiado por ese gran cariño. Ahora, seguiré por mi camino hacia la fisioterapia con vista a un futuro aún más sano y prometedor.

Un hombre sano con un pie izquierdo muy especial

En el espíritu del Día del Pavo – realmente, es más como un fin de semana completo dedicado al pavo – espero que todos tengan cuidado al estar detrás del volante y coman pavo en moderación. Esta maravillosa ave tiene propiedades somníferas. Es un momento en el que la alegría, el amor, la amistad y tiempo de calidad con los seres queridos son los ingredientes más importantes en esta gran reunión familiar. Esos buenos momentos que vamos haciendo en nuestras vidas son los momentos muy especiales que apreciamos, dándonos energía para sobrepasar cualquier obstáculo en el camino. También es el momento ideal para salir de casa para ayudar a los que han tenido menos suerte. Esa gente necesita un plato de comida caliente y una sonrisa para alegrarles el día. ¡Un muy feliz pavo para todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada