Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 3 de febrero de 2013

La Isla del Doctor Coudres


La región de Charlevoix tiene paisajes espectaculares entre las lomas – con vistas preciosas a las vías marítimas como el rio Saint Laurent – fjords, cabos y bahías que enamorarían a cualquier turista veterano. Sea que pasen un tiempo en reservas nacionales tales como Cap Tourmente, visitando importantes centros artísticos y culturales como Baie-Saint-Paul o festivales de música en Le Domaine Forget, se darán cuenta de la magia de este lugar y nunca querrán escapar. Tan sólo recordar todo esto me dan ganas de subirme al coche y salir a dar un largo paseo.

Con mi querido Jacques

Un lugar que me fascinó fue la Île-aux-Coudres, una pequeña isla visitada por el mismísimo Jacques Cartier mientras se aventuraba por el San Lorenzo en el siglo XVI. Él nombró esta isla retirada de la civilización, derivándola de la palabra coudriers del francés antiguo, significando árbol de avellanas. Me imagino que hacían un Nutella casero fenomenal en aquella época. La única manera de llegar a la isla para visitarla es abordando un transbordador que sale de Saint-Bernard-sur-Mer llegando a Saint-Joseph-de-la-Rive. Lleven consigo su bicicleta ya que es un destino ideal para hacer ecoturismo.

Esta comunidad antiguamente aislada del mundo vivía de la pesca de focénidos y de la construcción de barcos. Domar los mareas era sumamente importante en aquellos tiempos viendo que los viajes por aerolíneas comerciales era muy desagradable debido a un pésimo servicio – a veces, hasta un chiste malo es necesario para alivianar el ambiente. Claro que hoy en día no hay mucha gente que va a trabajar en barco, pero que bueno sería. Ahora, el turismo es la industria más importante y como les he contando, en Quebec saben muy bien atender sus visitas. Hay muchos centros históricos para conocer como viejos molinos y granjas, hoteles en el campo para pasar un fin de semana romántico y muchos artesanos vendiendo sus productos para llevarse un recuerdo.

La Île-aux-Coudres también es un lugar conocido por sus productos derivados de la manzana, algo que no sabía de antemano. Para los que son conocedores de esta fruta y pueden diferenciar la manzana Fuji de la Gala, me quito el sombrero. Yo realmente soy un aficionado de la Granny Smith. El verdadero néctar de los dioses en mi opinión es la cidra de manzana. No hay nada como una tasa de cidra caliente en una tarde helada de invierno. Lo que si les aconsejo es que antes de abrir y tomarse un vaso, asegúrense que el envase sea cidra y no vinagre – he pasado por esta desgracia y sobreviví para arrepentirme. Siempre lean las etiquetas gente querida. Recuerden, podría ser vinagre.

Mis padres posando delante de un viejo molino

Ahora, ¿qué puedo recomendarles? En primer lugar, tomen su tiempo para recorrer la isla para ver los escaparates antes de comprar. Uno puede pasarse casi todo el día paseando, probando y deleitándose de buena comida. En cuanto a la cidra, hay una cidrerie que les recomiendo es la de Verder Pedneault ubicada en 3384 Chemin des Coudriers. En cuanto al servicio, consejos y secretos culinarios que comparten, les doy dos pulgares para arriba y agreguemos un dedo del pié.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada