Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 30 de junio de 2013

Gràcia a Diós, He Llegado


No existe ningún momento en el que me recuerde mejor que mi llegada a Barcelona. Al presentarme a la dirección, llevando un copia del e-mail en la mano, como un texto sagrado, toqué el timbre y esperé. Mis secuaces (las maletas) me cubrían la retaguardia. Los ladrones allá son inteligentes pues era una misión imposible agarrar una de estas y salir disparado. Los segundos se convirtieron rápidamente en minutos y en ese momento, consideré la probabilidad de haber caído en alguna estafa.

Mi querida tienda de Movistar en Carrer Gran de Gràcia

Al otro lado de Carrer Gran de Gràcia, una tienda de celulares me miraba, prácticamente burlándose de mi situación. No resistí esta provocación, tomando a Samsonite en una mano y su hermana gemela de la otra para conocer el local. Ahora debía conseguirme algún teléfono prepagado para volver a conectarme a la civilización. Estando tan poco descansado, ésta era mi necesidad más urgente pues debía saber si por cualquier motivo había una equivocación en la comunicación.

Después de unos cincuenta Euros, logré conseguirme una precioso teléfono celular y decidí marcar el número que tenía para el piso que podía ver desde la caja de la tienda. Me contestaron una serie de ches bien colocados, finalmente estableciendo contacto. Mi nuevo compañero me mencionó que se le olvidó decirme que no funcionaba el timbre. Ahora, se trataba que volviera al punto de desembarque del taxi para encontrarme con él, bajo un sol catalán que no perdonaba la sangre polar.

Ahora, la puerta a la calle estaba entreabierta viendo que mi nuevo amigo la activó desde el intercom. ¡Buena gente! Usé mis pasos salseros para abrir la puerta con un caderazo sólo para encontrarme frente a un corredor oscuro como la noche. Bueno, la oscuridad es relativa al nivel de cansancio y la incertidumbre de lo que uno le queda por conocer. Una figura se movía entre la sombra lo cual no me dio ni un momento de sosiego hasta que se esclareció, mostrando una cara alegre dándome la bienvenida a Barcelona.

La noche cae sobre Carrer Gran de Gràcia. Que bonito, ¿no les parece?

Desde la calle, el edificio parecía haber recibido una paliza por el tiempo y me preguntaba si me mudaba al distrito capital de la cucaracha. Sin embargo, el joven caballero argentino era una persona orgullosa de su hogar. El apartamento hubiera podido ser una gran vedette de una campaña de IKEA o de una revista para espacios pequeños. ¡Todo indicaba un buen inicio en tierra catalana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada