Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 27 de marzo de 2011

Sobrevivientes de los Andes: Capítulo Parinacota

Parinacota esta situado hacia al Este del Desierto de Atacama, es el punto mas distante al Norte de Chile. El clima sigue siendo bastante árido y barren aunque, debido a la alta altitud, la tierra cuenta con la condensación y un poco de humedad de la condensación de las nubes. Nuestro punto de partida durante nuestros paseos por la Cordillera estaba situado en Putre, un pueblito andino muy pequeño que contaba con un poco menos de 2000 habitantes (al parecer la población disminuyo de 29% de 1992 a 2002), y se encuentra a 3.500m de altura. Aquí, se me prensento el reto mas grande jamás visto incomodándome bastante: el mal de altura. La mayoría de la gente que padece del mal de altura o soroche empieza a manifestar síntomas a partir de los 2.400m. La presión del aire es mas baja, de forma significante, que al nivel del mar. De cualquier manera, me pongo pálido, mis labios se me ponen morados y me cuesta trabajo respirar. A estos efectos secundarios se les suele comparar con aquellos de una terrible influenza, envenenamiento por monoxido de carbono o bien como se siente uno al día siguiente de haber estado tomando. En el peor de los casos, si esto se prolongase existe el peligro de edema pulmonar debido a la altura o bien de un edema cerebral, que eventualmente puede desencadenar en la muerte. La gente andina combate el soroche principalmente mascando hojas de coca o bebiendo te de coca con el fin de estimular el paso del oxigeno. Otra alternativa para estabilizar el sistema es chupando limones o algún otro tipo de cítricos. Estos pueblos están muy lejos de los lujos de la civilización moderna, obligando a su gente a racionar sus víveres y su dieta es básica. La fauna principal consistía en vicunas, alpacas y llamas. Los andinos criaban llamas y su carne formaba parte de la cocina de la región. Chile tenia su propio sándwich de marca llamado barros luco (ese nombre se le dio en honor a su anterior presidente Ramón Barros Luco) utilizando carne de rez y queso derretido como ingredientes principales. En Putre la carne de rez se substituía con carne de llama, a mi parecer tiene un sabor exquisito. !Sándwich de llama! !Que delicia!


Ingrediente principal del barro luco andino
Con gran valentía nos atrevimos a aventurar aun mas por las montanas de Putre haciendo excursiones por el día, pasando por lugares remotos por donde ningún Bickford había pasado antes. Después de un viaje sumamente lento de 50 km - debido al áspero camino y las limitadas redes de carreteras - llegamos al Lago Chungara. Este lago se encuentra a 4.517m de altura sobre el nivel del mar. Se pueden imaginar, basándose en la previa explicación, de que color se me puso la piel y la cara debido a semejante altitud. Al fondo de ese lago idle y de singular quietud se situaba el Volcán Parinacota con una elevación de 6.348m. Aun en la actualidad me da gusto que no se nos ocurrió la maravillosa idea de subir o escalarlo hasta la cima. Recuerdo su belleza natural pero también que me sentía todo el tiempo enfermo. Las llamas indígenas galopaban graciosamente a nuestro alrededor aunque ya sentía yo cierta dificultad para caminar. La mayoría de los seres humanos que encontrábamos a nuestro paso vivían en casuchas construidas de piedra y paja. Esta gente normalmente, no estaba acostumbrada a ver pasar a nadie por esos lares, entonces al vernos corrían buscando refugio al sentir que nos estábamos acercando. Esto hizo que nuestras aventuras fueran aun mas complicadas, ya que no contábamos con nuestra astucia en cuanto a nuestro recorrido y los puntos de interés. Llevábamos un mapa de carreteras pero no indicaba ningún camino asfaltado ni ningún posible asentamiento. Nuestro plan era de llegar hasta el pueblo de Visviri, un pueblo fronterizo/zo de aproximadamente 300 chilenos orgullosos ciudadanos de compartir esta área con Tripartito, Perú, y Charana, Bolivia. Mi papa y Brian habían consultado las referencias del mapa que llevábamos y todo indicaba que teníamos el tiempo suficiente para llegar hasta el pueblo de Visviri y volver antes de que cayera la noche. Nuestro comité de parlamentarios analizo la propuesta y voto a favor, ya que esta era una sola y única posibilidad en la vida? ¿Cuantas veces mas en el futuro, tendríamos la oportunidad de hacer un viaje así a esta parte de los Andes? Mi papa continuo manejando un trecho plano, entre montículos de arena y arbustos. Convencido de que era el camino a seguir que nos llevaría hasta nuestro destino. Aparentemente, ninguno de nosotros había aprendido de nuestros antiguos expladores el uso de la brújula además en esa época aun ni se pensaba en el GPS para uso personal. Estábamos haciendo todo bien al ritmo tranquilizador de Roger Whittaker escuchando su serenata en los parlantes de nuestro Samurai. Todo esto era un nuevo mundo para el en los Andes. Después de un sinfín de brincos y sacudidas sentimos aliento al ver un asentamiento a lo lejos.

Este era el ultimo tramo que nos faltaba para llegar a Visviri pero un enemigo mortal bloqueaba nuestro camino impidiendo nuestro paso se trataba de: "un arroyuelo". De ninguna manera se trataba de un charco. Nos paramos para analizar este obstáculo detenidamente, pensando en todas y cualquier opción para atacar este problema que se nos presento  con el camino y proceder hasta llegar hasta nuestra tierra prometida. Como no había transito en el camino en ninguna dirección (Dudo que hayamos visto máximo dos vehículos desde que salimos de Putre), no había nadie ni nada que nos guiara como ejemplo. Mi padre, el mas aventurero de los cuatro, decidió que era mejor seguir el rumbo del arroyo y salirnos de la carretera para pasar por el fango o lodo. Ese momento no fue el de mayor orgullo. Nuestro Samurai ahora estaba atascado en el fango. La primera reacción del hombre a cargo era de buscar una tabla o una cuerda para nivelar el vehículo con el fin de incrementar la tracción de las llantas. Para nuestra gran sorpresa, me parece que fue Brian quien se dio cuenta que un camión se aproximaba. Los chóferes del camión disminuyeron la velocidad al aproximarse al arroyo y mi padre pounced con la oportunidad de pedir ayuda. Aun recuerdo nuestra desesperación. Si estos viajeros no nos ayudaban... ¿Quien nos ayudaría? No era como si tuviéramos la oportunidad de llamar al auxilio vial para que nos ayudaran. Después de una respuesta compasiva por parte de los chóferes del camión, mi padre saco su billetera, un arma mortal para un 'gringo' y les dijo: "!Tengo dinero! !Por favor ayudemos!". Hubieran podido apoderarse del dinero y dejarnos tirados en el fango pero simplemente se fueron sin mas. Conforme el camión se alejaba hacia Visviri en la distancia, empezamos a contar nuestros últimos minutos preciados en el planeta Tierra. Sin embargo, fue como si los Dioses Andinos tuvieran planes diferentes para nosotros y que estaban de nuestro lado ese día.

Nos pareció una eternidad desde el momento en que nuestro amigos, los camioneros, nos abandonaron y hasta que un jeep de Carabineros se aproximo. Quizás los camioneros al padecerse de los pobres extranjeros medio locos pasaron la voz a la patrulla de la frontera informándoles que una familia se había quedado atascada y que enviaran un grupo de rescate. Los policías engancharon nuestro valiente Samurai a su vehículo y echaron marcha atrás para jalar con una cuerda atada a su propio vehículo. !Nos sacaron del fango! Después nos hicieron preguntas sobre el método de haber llevado a cabo algo que no venia al caso. Por supuesto, que nos dimos que cuenta que no teníamos la respuesta correcta. El oficial procedió preguntándonos hacia donde nos dirigíamos y orgullosamente contestamos que nos dirigíamos hacia el pitoresco Visviri. Nos sugirió que no era muy buena idea y nos propuso que mejor empezaremos nuestro camino de regreso a Putre porque de otro modo se nos iba a hacer de noche. Amablemente, nos explico la ruta mas rápida de regreso a nuestra base de partida, mencionando a este respecto, un camino que nos conduciría hasta un pequeño puesto de policía como punto de referencia. Una vez que llegáramos a ese sitio otro carabinero nos daría mas información. Además, nos volvió a hacer la recomendación de mantenernos fuera del lodo. Aceptamos graciosamente su consejo después de haber superado una experiencia donde arriesgábamos la vida. Ahora, ya no se nos presentaría ningún problema  mayor...Hasta que un ruido estruendoso nos llamo la atención y nuestro jeep parecía haberse desnivelado. Mi padre se detuvo, observo el área dando toda la vuelta a nuestra bestia colorada, y se dio cuenta que una llanta estaba ponchada. Hasta la fecha, escucho historias de lo difícil que es cambiar una llanta ponchada a una altitud de mas de 4.000m sobre el nivel del mar. Después de esto, nos mando a los tres de cacería en una fácil tarea de encontrar un piedra grande o un ladrillo, aun  no estoy seguro si el pensaba que había algún centro de jardinería o negocio de esa índole en la cercanía, pero nuevamente, esta no fue una tarea fácil cuando piedras y ladrillos no figuran en el esquema indigenous del área. Logramos encontrar muchas piedrecillas Después de un rato, mi papa logro cambiar la llanta y de nuevo nuestro jeep estaba sobre cuatro ruedas para continuar nuestro camino. Encontramos el puesto de carabineros mencionado anteriormente. El oficial nos saludo, nos dio mas instrucciones para continuar el camino y le pareció divertido que pensáramos estar de regreso en Putre antes de que cayera la noche. Después del fiasco que nos llevamos con el atasco en el lodo y la llanta ponchada, no nos hizo ninguna gracia, que digamos, su comentario.


Lago Chungará y el Volcán Parinacota
El nuevo amigo nos aconsejo que ruta debíamos tomar para regresar a casa, y mejor seguimos sus indicaciones. Nos recomendó que siguiésemos por ese camino hasta llegar a la quebradita - palabra describiendo un pequeño acantilado - luego teníamos que cruzar un pequeño rio y continuar recto hasta llegar a Putre. Nos advirtió de no salirnos del camino para no tener problemas, de ese modo estaríamos siempre a proximidad de la base militar y varios lugares estratégicamente anti-personnel landmines. These landmines tenían una interesante y larga historia también y se habían colocado en caso de que a alguno de los países vecinos se le ocurriera incursionar a territorio chileno. La pista que nos dio fue, que cuando pudiéramos ver la base militar, entonces estaríamos casi de vuelta a nuestro centro de operaciones. Ahora contábamos con una mayor dosis de acción que al principio de lo que negociamos. Una vez que llegamos hasta el anteriormente mencionado pequeño acantilado, este resulto ser mejor dicho el Gran Canon Chileno. Seguimos un pequeño camino el mas angosto jamás visto - nuestro Suzuki apenas alcanzaba a abarcar este sendero y veíamos un enorme precipicio por la ventana - descendiendo into the gorge. Una vez que llegamos a una superficie mas plana, se nos cruzo en el camino un pequeño arroyo. Maman, Brian y yo,  dimos instrucciones a mi papa de que no se saliera del sendero esta vez y seguir siempre derecho por ese camino. Esta vez no nos quedamos atascados, evitando así un ataque de pánico y continuamos nuestro camino rezando not to uncover neighboring mines. Pronto se nos hizo de noche teniendo que manejar en plena oscuridad, sin tener ni la menor idea si continuábamos sobre el camino o no. Todo lo que mi padre podía hacer, era adivinar manejando despacio entre montículos de arena mientras los otros tres, rezaban pidiendo de nuevo a los Dioses Andinos que velaran por nosotros. Con tal suerte, que vimos las luces de la base militar en la distancia después de una eternidad de oscuridad, y de repente, nuestros faros dieron con un letrero indicando "Putre 5kms". Por fin, ya estábamos sobre el buen camino y sobreviviríamos para poder contar la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada