Un(a) niño(a) de tercera cultura (TCK / 3CK) o niño(a) trans-cultural es "una persona que, como menor de edad, pasó un período extenso viviendo entre una o mas culturas distintas a las suyas, así incorporando elementos de aquellas a su propia cultura de nacimiento, formando una tercera cultura."

CLICK HERE TO READ BLOG ENTRIES IN ENGLISH <<<>>> CLIQUEZ ICI POUR LIRE LE BLOGUE EN FRANÇAIS

domingo, 10 de julio de 2011

Introducción A La Política Canadiense

Después de un año increíblemente emocionante de vuelta en la capital del Canadá, ya habíamos logrado vencer el choque cultural de volver a casa. Mi padre volvió al edificio Pearson, el lugar donde inició su larga carrera en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Brian y yo estábamos estudiando en el Lycée Claudel, contentos de tener nuestras amistades, actividades después del colegio y nuestras salidas con amigos. Mi Maman seguía manteniendo todo en orden en nuestras vidas, trabajando al mismo tiempo como intérprete cultural, fiel a su naturaleza emprendedora. El obstáculo más difícil fue nuestro reencuentro con el invierno. El clima polar de la tundra blanca era infinitamente más acogedor cuando veníamos de vacaciones a Ontario con esa nota mágica de la Navidad. Siempre admiraré mis queridos compatriotas canadienses por la entereza y facilidad con la que enfrentan esa temporada junto con los treinta bajo cero sin menor problema. Desde que salí de Ottawa con mi familia en el 86, algo en mi código genético fue borrado de la programación pues mi cuerpo jamás ha logrado volver a acostumbrarse a estas temperaturas extremas. Cada invierno parece ser más largo que el último y los veranos más cortos. Después de superar estas prueba, me volví a reunir con un viejo conocido de Santiago (la democracia) en octubre del 93. Ese otoño coincidió con la 35ª. elección federal del Canadá en la parecía que el partido gobernando tenía mucho que perder.

El parlamento canadiense visto desde la frontera con Quebec

La rivalidad política para el puesto más codiciado dentro de nuestro sistema de monarquía constitucional siempre resaltó el duelo entre los Tories (o Conservadores Progresivos) y el partido Liberal, gozando una enorme ventaja ante los demás partidos políticos del Canadá. Todos nuestros Primeros Ministros desde la Confederación en 1867 han sido de uno de estos dos partidos hasta las elecciones del 2004. Antes del 93, los Tories controlaron el gobierno a lo largo de dos mandatos mayoritarios - una mayoría en nuestro sistema es cuando un partido se adueña de más de 50% de los escaños o 155 asientos dentro de la Cámara de los Comunes -  con Brian Mulroney piloteando la nave para la centro-derecha. Mulroney obtuvo su primer mandato en las elecciones federales de 1984, lo cual representó una victoria histórica formando el gobierno mayoritario más grande de toda la vida de esta institución, obteniendo la mayoría de votos en cada provincia del país. Su partido contaba con conservadores sociales del Oeste, conservadores fiscales del Atlántico de Canadá y Ontario y por último, nacionalistas de Quebec, la misma coalición que facilitó una segundo victoria en las siguientes elecciones en el 88 pero con menos éxito. Sin duda, el enorme triunfo fue tan monumental como la caída del partido. La recesión ya había abierto la puerta de casa del pueblo canadiense, sentandose en la sala comiéndose el prespuesto de los huéspedes, provocando al electorado dirigierse a la puerta del parlamento en busca de alguien que sacara al invitado no deseado. La tasa de desempleo escaló a un nivel alarmante y el presupuesto federal cascadeaba hacia un tremendo déficit, llevando consigo la deuda nacional consigo por la mano al abismo. Entre los planes para remediar esta grave crisis, el gobierno de Mulroney implementó el muy querido Impuesto Sobre Productos y Servicios (o mejor conocido como GST, el cual fue recalculado años después transformándose en HST). Imagínese usted teniendo problemas económicos para sustentar a su familia y ahora tiene que pagar un impuesto adicional sobre prácticamente todo. Curiosamente, durante esta última crisis global que muchos empresarios intentan de evitar el uso de la palábra "recesión"  - aunque parece más ser una nueva Gran Depresión - fue también donde otra vez familias trabajadoras se vieron obligadas a pagar un nuevo impuesto. Ese al que me refiero es el HST que acabo de mencionar.

Desde el inicio de la campaña que duraría siete semanas, mi padre seguía minuto a minuto el noticiero de CBC con Peter Mansbridge para no perderse de los últimos acontecimientos. Yo lo acompañaba siempre brindándo toda mi atención a la televisión después de terminar mis tareas. Había seguido tan de cerca el proceso electoral en Chile en aquella época, pero ahora las elecciones eran en terreno propio. Estaba convencido que el carnaval democrático y toda su euforia dominaría la vida diaria de todos mis compatriotas de costa a costa. Sin embargo, la noticia que mas dominaba era el despedazamiento del partido conservador debido a hechos ocurridos durante el último mandato de Mulroney relevantes a la recesión. La llamada gran coalición que fue a su vez instrumental en la victoria del 84, se desmoronó. Los grandes partidos a nivel federal seguían siendo los Liberales y los PC (sin confundirlos con President's Choice, la marca de alimentos preparados de los supermarcados Loblaws, que son excelentes por si no los han probado aún) pero nuevas fuerzas empezaban a entrar en su contra complicando la existencia de los conservadores. Los conservadores sociales del oeste se aliaron para formar el Partido para la Reforma del Canadá, con su base en Alberta y uno de los ministros del gabinete de Mulroney, Lucien Bouchard, abandonó su partido llevándose Ministros Conservadores y Liberales de distritos electorales de su provincia de Quebec para formar el Bloc Québécois. Yo como franco-canadiense, franco-ontariano, ciudadano del mundo francófono, no podía entender porque este partido se formó y aún menos lo que significaba el Acuerdo Meech Lake. Sí me había dado cuenta que mi idioma principal no gozaba una representación adecuada en agencias, ministerios ni instituciones gubernamentales, pero igual no podía creer que alguién quería salirse de la federación canadiense para formar su propio país. Me criaron para respetar lo diferente y extender la mano como gesto fraternal a toda persona buena, sin importar sus raíces ni orígenes. El BQ jamás ocultó su misión separatista y sus políticos pintaron al Canadá inglés - mi padre representaba ese grupo en casa - como demonios. Por último se encontraba el Nuevo Partido Demócrata, la imágen del electorado más izquierdista, capitaneado por la muy habil Audrey McLaughlin del terriotorio de Yukon.

Yo sabía que yo no podía ni votar ni influenciar el proceso electoral. Lo que si podía notar era que la popularidad favorecía a Jean Chrétien y sus Liberales, con gran parte del electorado considerando el partido como un cambio necesario y el único presentando ideas concretas. Al iniciar la campaña, presentaron su Libro Rojo, un documento explicando en detalle exactamente lo que haría un gobierno Liberal en el poder. Quizás durante el largo tiempo en territorio de oposición, con poco reparto de los asientos en la cámara, dispusieron de una ilimitada motivación para formular perfectamente ese documento de modo de poder presentarlo al público en el momento adecuado. También me gustaba la imagen del logotipo Liberal, con la palabra escrita en rojo junto con una hoja de maple, lo cual me inspiraba un gran patriotismo. Esto es muy parecido al Partido Revolucionario Institucional de México, usando el verde, blanco y rojo de la bandera mexicana en su logo. A los participantes en este proceso que carecen de conocimiento político, les parece obligatorio votar por algo similar a su bandera como un deber patriótico. Los colores son sumamente importantes. Esto es una gran herramienta de marketing usada por MacDonald's para atraer a sus clientes pues los colores y la marca fueron diseñados para llamar la atención pero dándoles a la vez ganas de irse después de comer sin darse cuenta. ¿No se han dado cuenta que nadie se queda en esos restaurantes por mas de 20 o 30 minutos? ¡Muy inteligente estrategia! Bueno, volviendo al tema, mi opinión política en aquel momento era que los conservadores nos arrojaron al pozo - si ellos nos podían sacar de él o no era un tema aparte - y era el momento perfecto para un cambio. De pronto los canadienses compartían ese concepto. Recuerdo conversar con mis amigos en el colegio y por teléfono sobre la campaña participando con mis ideas, pero nadie parecía estar sintonizado conmigo o minimanete interesado. También era imposible olvidar mi pueblo chileno, los niños, los adolescentes, los adultos, los ancianos, todos orgullosos con sus banderas apoyando sus candidatos verbal y públicamente. Estaban listos para defender sus partidos con todo el honor. En Ottawa, alguna gente, muy poca, ponía algún cartel silencosamente en su jardín apoyando al candidato preferido que representarían su circunscripción electoral en el parlamento federal.

Jean Chrétien, el superheroe de la economía en crisis

El día tan esperado de las elecciones llegó la noche de un día habil. Estaba tan emocionado para ver lo que iba a suceder esa noche narrado por Peter Mansbridge, en una edición especial del noticiero CBC The National. Si no es usted canadiense, seguramente no conoce esta personalidad. Es EL reportero de nuestro canal principal. Su competencia era Lloyd Robertson de CTV quien contaba con menos televidentes. Mientras veía el ingreso de los resultados, me di cuenta de que me faltaba mucho por aprender del proceso canadiense. Creo que fue una noche complicada para hacer prueba de la paciencia de mi querido padre, quien intentaba de escuchar y entender el comentario de los resultados presentados. Yo lo acorralaba con mis preguntas sobre asuntos muy básicos para él, pero desconocidos para mí. En la pantalla, me daba cuenta de la distribucción de datos por casillas representando candidatos de cada distrito electoral. Veía números cambiar y a veces el orden de esas casillas. Después de un buen tiempo de reflexión analítica, entendí que los votos estaban aún siendo contados y que las ventajas cambiaban, explicando el cambio de orden en la pantalla. Ahora el orden era evidente, significando que el primero era el que iba ganando, seguido en orden por los demás en orden de descenso.  Me quería quedar despierto hasta que terminara el reportaje, pero el final sería muy tarde por la noche y al día siguiente, mi deber era ir al colegio. Mis padres me mandaron a la cama, pero al acostarme y encontrarme en la oscuridad, con los ojos cerrados, no lograba disipar en mi mente las elecciones ni el resultado con el que me iba a levantar al día siguiente. Después de cumplir la tarea forzosa de dormir, me levanté en un día rojo que le pertenecía únicamente a Jean Chrétien, quien formaría un gobierno mayoritario liberal. No entendía la magnitud de esta victoria ni lo que eso significaba para los conservadores, sobretodo por el efecto de los nuevos partidos quienes le quitaron votos a los Tories. Los resultados fueron 177 asientos para los Liberales, 54 para el Bloc (también la primera vez que un partido separatista lideró la oposición), 52 para la Reforma, 9 para el NPD y solamente 2 para los conservadores. Este momento marcó el principio del final para el partido conservador con su extenso palmarès.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada